CIERRO LOS OJOS

CIERRO LOS OJOS

En este día,
separados por un universo,
cierro los ojos
y deseo estar a tu lado,
sentir el calor de tu piel,
el tacto de tu carne,
que tu aroma me llene el olfato,
que tu simple presencia me vuelva loco,
incontinente a la necesidad de tomarte
que me produces.



Cierro los ojos
y te imagino con una voz que no conozco,
con un sentimiento que me embarga,
y te miro a los ojos
para que tu mirada felina me devore
mientras la sombra que soy
va tomando forma carnal,
mientras mi verga erecta
surge de entre las nieblas que me forman
hasta adquirir su dureza natural,
hasta ser tangible,
puente de unión entre tú y yo.

Cierro los ojos
e imagino que me desnudas
de mis cadenas mortales,
de mis prejuicios,
de mis sombras e inseguridades,
que me quitas la pesada armadura
y los enredados atavíos
hasta dejarme completamente desnudo y expuesto ante ti,
con el miembro palpitante
suspendido en el vacío que nos separa,
 a punto de rozar tu piel de Venus,
con el aroma de tu esencia de Afrodita
en mis papilas olfativas,
degenerando el hombre en bestia,
haciéndome rugir en una metamorfosis animal
en la que me dejo llevar por ti
para que me conviertas en Fenrir encadenado en Lyngvi,
un Cerbero bicéfalo,
donde una de las fauces ruge
y la otra llora lágrimas de esperma
por ayuntarse en nuestro encuentro carnal.

Nuestros labios se encuentran,
nuestras almas se rompen en pedazos
para recomponerse en una sola,
donde el pensamiento es único,
pero discurriendo por ríos separados
hasta encontrarse en un punto común,
la unión de dos océanos en un uno explosivo,
como lava de volcán,
como un tsunami emergente
desde las profundidades más abisales.

Mis labios se convierten en dos plumas
con las que voy dejando la impronta de mi ser
firmando con la punta de mi lengua,
dejando una rúbrica prolongada por toda tu piel,
a cada beso que te dejo a modo de coma,
de que esto continúa,
de que no he hecho más que empezar.

De rodillas ante el altar de tu sexo,
con el aroma a mar y a vida
emergiendo desde lo más profundo de tu ver,
beso tus labios carnosos y delicados,
sintiendo esa especial suavidad que los impregna,
llenándome la boca de la libación del Grial
que se oculta dentro del templo de tu cuerpo.

 

Cada gemido es una oración cumplida,
cada jadeo una plegaria atendida,
cada grito un paso más
en los peldaños de las escaleras
que me conducen hasta el Paraíso,
en pos de este momento
en el que llega tu orgasmo,
en el que siento tu vulva trémula contra mis labios
mientras se desborda tu placer fuera de tu cuerpo,
salpicando por encima del dique de mi rostro,
directo a mi boca
para que te pueda beber
hasta perderme en la locura de desearte.

Te ofrezco que te nutras
de la fuente de mi esencia,
del grifo palpitante
donde la nívea gota de esperma
vacila sobre si caer o no al vacío
hasta que te adelantas
y te haces dueña de mí,
introduciéndote mi falo
hasta lo más profundo de la sima de tu garganta,
succionándolo todo lo largo que es,
jugando con mi glande,
besando
con el mimo de unos labios enamorados
mis testículos,
mordiéndome la carne de Eros
que te ofrezco,
siendo víctima de tu antropofagia erótica,
de tu sensual canibalismo,
deseando perderme por tu boca,
chupado por tus labios ansiosos,
hasta que me desbordo fuera de mí,
pálpito a pálpito,
gota a gota,
gritando de placer y locura
atrapado por tus labios sensuales
que maman de mi falo.


Me dejo llevar por mi salvajismo,
rugiendo como un loco,
poseso por un demonio lujurioso
que pretende saciarse en tu carne de inmediato,
sin esperar a que medie palabra alguna
que no sea deseo.

Te arropo con mi cuerpo con violencia,
estrellando tu espalda contra el suelo,
obligándote a exhalar
hasta la última gota de aire de tus pulmones
mientras te embisto como un uro,
mientras muerdo tu carne
como un lobo hambriento
y lamo tus labios
con la sed del deseo y la lujuria,
mientras arde mi pecho
a cada latido por tu carne,
mientras me siento resbalar y chocar contra tus labios carnosos,
mientras te siento estremecer
debajo de mí,
mientras te oigo chillar de placer.


Te oigo
maldecir y bendecir mi nombre
a partes iguales,
estremecida de placer,
suplicándome que no me detenga,
que no pare de torturar tu carne,
de hacerte sentir este placer ilimitado
que nos embriaga a los dos,
que nos hace jadear
hasta que no podemos respirar,
hasta que los pulmones nos arden
y las venas nos laten tan fuertes
que parece que nos van a estallar.


Entonces me gritas que ya estás,
que ya lo tienes a tus puertas,
que quieres que implosione dentro de ti,
que desate la supernova del placer
que estás anhelando por ser su dueña,
y no quiero esperar más,
que necesito expulsar
este placer que estoy generando,
que siento la imperiosa necesidad
de sentirme vivo
con mi glande enterrado entre tus carnes,
entre tus piernas,
y mi derramo con violencia impetuosa en ti,
como las furiosas embestidas
con las que choco contra tus carnes,
escuchando un palmoteo húmedo
por el chapoteo en tu espuma
mientras derramo mi semilla en tu vagina,
mientras me arañas la espalda
y aúllas tu orgasmo a los cielos,
loba en mitad de la noche,
reclamándome como su único compañero,
el lobo que vive en tus sombras.

La pasión que vive en nuestras sombras,
aquella en la que nos vemos embriagados
cuando cerramos los ojos
y nos soñamos con ansia voraz y lujuriosa.


George Michael - Father Figure



© Copyright 2014 Javier LOBO

15 comentarios:

MariaJose Marin Gonzalez dijo...

Uffff.solo te lo puedo comentar asi...
Aquí muy dentro de mi
hay una hermosa melodía
que con nostalgia esta sonando,
por ese baile que esta esperando de cuerpos sudorosos,besos húmedos,labios,lenguas,bocas,manos.y por ese orgasmo tan deseado y esperado

Pedro Montoro dijo...

-un poema-
me hizo estar presente sin estarlo

Begoña Barrio Calviño dijo...

Increíble

Begoña Barrio Calviño dijo...

Impresionante

María José Abajas dijo...

Maravilloso¡¡¡¡¡. Que manera tan bonita de expresar la pasión, el deseo, el amor se siente a flor de piel. Te felicito. Bellísimo.

amy MaD dijo...

Cadecia y melodía de sueños perfectos, donde el placer y la entrega se nutren de las almas que se aman y se fusionan en una.
Un abrazo.

"Nuestros labios se encuentran,
nuestras almas se rompen en pedazos
para recomponerse en una sola,
donde el pensamiento es único"

Anónimo dijo...

Hermoso el poema, no creo necesarias las fotos

Beato falso Blog en español and also in English dijo...

“Cierro los ojos” es más que un desnudo físico. El sexo es solo el nexo, o como tú lo denominas, Javier, “el puente de unión entre tú y yo”. Pero hay algo mucho más profundo, algo que no es fácil compartir entre dos desconocidos. Es una amistad oculta, anhelante de que un día se haga realidad y de que todas las nieblas y las sombras cojan esa tangibilidad real.
Y esta vez, Javier, el Lobo que llevas dentro no ha podido reprimir su impulso de salir y con él me has permitido compartir una parte de la mitología que desconocía. Este Fenrir que a partir de ahora voy a relacionar con tu persona, Xavier. Con George Michael y Father figure me has acabado de conquistar, lujurioso lobo... Petons

Beatriz Sobrino de Mingo dijo...

Muy bueno, excitante, profundo.

~KimMi~ dijo...

#SinPalabras.

Mary Ann dijo...

Impresionante.

Dayana Rosas dijo...

Carajo (disculpa la expresión), mi escritor estrella, este ha estado de incendio, y esas imágenes, gua, mejor no digo nada. Sin palabras me has dejado. Me toca una de terror. . Madre mía

Amando SPH dijo...

uffffffff... simplemente sin palabras...
enhorabuena...
Un beso

Milba Barrios dijo...

Sin mucho que decir .pues ha quedado todo de mi en cada letra leida en ese magico sueño de placer... Majestuoso y delicioso.... Un señor del erotismo..

Milba Barrios dijo...

Sin mucho que decir .pues ha quedado todo de mi en cada letra leida en ese magico sueño de placer... Majestuoso y delicioso.... Un señor del erotismo..

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author