TENGO UN DESEO

TENGO UN DESEO

Tengo un deseo,
tengo un oscuro anhelo,
una necesidad imperiosa y urgente,
y sólo tú puedes ayudarme a combatirla.

Tengo al maldición del sátiro,
el deseo impulsivo del león,
la necesidad acuciante
de sacudirme las saetas
que Eros clava a cada instante en mi piel,
inoculándome la enfermedad del deseo
por tu carne y tu flujo,
de querer beberme tus labios
y todo lo que llevas dentro,
de tomarte una y mil veces,
cambiando posiciones,
buscando lugares donde las ninfas
se estremezcan por la osadía,
donde los cielos se oscurezcan y se oculten
al ver qué es capaz de inventar
el cerebro de un hombre
acuciado por la necesidad de tu carne.

Déjame que te muestre mi espina,
toma mi marca de Príapo,
y guíala al centro de tu ser,
que ese tu primer estremecimiento
sea el iniciador de un momento salvaje y extremo,
poseedor de todas las cualidades que el desenfreno reclama
y alguna más,
para que no podamos parar
hasta haber rebasado los límites

de la cordura y la locura,
que sacie mi hambre y mi sed,
que no me permita dejar
ni una migaja de ti
en este plato
del banquete de la lujuria.

Tengo un deseo carnal intenso
que sólo tú puedes aplacar...



© Copyright 2014 Javier LOBO


1 comentarios:

Alejandro Silva dijo...

Rudo.. pero poético... excelente escrito compañero!

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author