PALABRAS AL VIENTO

PALABRAS AL VIENTO

Lanzo estas palabras al viento,
codificadas en un lenguaje secreto,
una clave en siglos olvidada,
por el correr del tiempo perdida,
para que seas tú,
y solamente tú,
quien las recoja
y las pueda entender.

Lanzo mis palabras al viento
en forma de besos,
en una corriente sin río,
en un mar que no existe tangiblemente,
pero que está ahí,
una puerta que nos franquea el paso
a nuevas dimensiones,
una manera más de acercarnos
un paso más tú y yo.


Imagino tus ojos de gema
fijos como agujas
sobre las líneas
que componen cada palabra,
imaginando lo que siento,
sintiendo lo que imagino,
haciendo que tu corazón palpite
cada vez con más intensidad.

Siento cada palabra mía
como una caricia de manos invisibles
que resbala
con la delicadeza de una brisa
sobre tu piel,
recorriéndote despacio y sin prisas
como a mí me gustaría hacerlo
de estar a tu lado,
sintiendo tu piel erizarse
contra las yemas de mis dedos,
notando cómo te estremeces a mi contacto,
y ver cómo cierras los ojos
para dejarte llevar,
mientras tus pechos se alzan al cielo
bajo tu blusa,
turgentes y anhelantes de mis labios.


Deseo que mis palabras
se introduzcan en tu alma
como los besos que nos prometimos,
como los besos que nos dimos,
como los besos que aún nos debemos,
pendientes de un encuentro aún pospuesto,
necesitados de la pasión del otro,
vertida en forma de tinta
en incontables páginas
que plagan las misivas
que se pierden en los vientos cósmicos
que barren el abismo
que se abre ante nuestras almas
desesperadas de nosotros.

Te imagino con la vista perdida
y el corazón palpitante dentro del delicado pecho,
con la turgencia de tus senos
estremecidos por mi verbo inquieto,
anhelante por tener la coraza de mi torso
sobrepuesta a tu piel
y la embestida furiosa
del ariete de mi miembro
contra la entrada de tu oscuro placer,
fusionándonos en una sola criatura,
un dios Jano de tejido vivo,
de la carne de Eros
y la espuma de Venus.


Quiero que mis palabras
se conviertan en miembros de placer
que te recorran de una punta a otra de tu ser,
que tu secreto más delicioso emerja
como Venus salida del mar,
envuelto en espuma y palpitante,
duro como la tensión que te atenace al leer mi verbo,
ansioso por mi carne
a pesar de la distancia que nos separa.

Pero,
hasta entonces,
sólo puedo mandarte mis misivas,
esconder mis mensajes al viento,
y besarte en el silencio de la oscuridad de mi mente,
imaginando tu rostro dichoso
y deseoso de mi piel
al otro lado del mundo que nos separa.





© Copyright 2015 Javier LOBO.Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Mary Ann dijo...

Todo tu texto es más un deseo que otra cosa, no? Quiero, quiero, quiero... Deseo... Me gusta mucho Javier.
Por cierto, una de las imágenes que has usado, tuve el placer de hacer algo con ella... Jajajajaja, sólo un post, eh? Qué creías?
Besos

Cat dijo...

Amor y deseo unidos en el viento. Sentimientos que afloran al leer estas palabras. Precioso.

Dayana Rosas dijo...

Sí. Deseo, anhelo, distancia y promesa. Todo enlazado. Divino.

Dayana Rosas dijo...

Sí. Deseo, anhelo, distancia y promesa. Todo enlazado. Divino.

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author