EL BESO DE MIS PALABRAS

EL BESO DE MIS PALABRAS

Sentada en una terraza,
al abrigo de las miradas,
en la intimidad de tu dormitorio,
con la brisa del viento lamiendo tu piel
y sus dedos  invisibles peinando tus cabellos,
tomas una vez más
las hojas en las que aparecen impresas mis palabras,
y con ojos ávidos las relees una vez más,
con detenimiento,
buscando significados ocultos
en cada una de las letras que uno
hasta formar las composiciones de mi libido.



No me conoces,
no sabes qué aspecto tengo,
ni cómo soy,
acaso buena persona,
acaso un extraño,
pero me lees y te sientes mía,
sientes que cada verso asonante
es una consonante que busca
la vocal en tu boca,
un toque de clarín
con el que acompañar
los tambores que resuenan en tu pecho.

Sientes la excitación entre tus muslos,
la piel erizada,
de gallina,
prietos los húmedos labios,
que dejan escapar
alguna gotilla suelta
del flujo denso y caliente
que de la fuente de tu placer
emana al mundo,
haciendo que rezumes sensualidad
como miel un panal,
deseando ser lamida
a cada milímetro.



Lentamente,
una mano desciende a tu entrepierna,
asaltando la débil defensa
del elástico de tu lencería,
y penetra con sensualidad carnal
entre los pliegos de tu vulva,
buscando un contacto con tus dedos
que imaginas que son mi miembro.

En recompensa,
tu propia excitación
te hace separar los labios
y emitir un prolongado suspiro,
promesa de los gemidos de placer
que habrán de nacer de tu garganta,
directamente exhalados
de la fuente de mercurio que es tu alma.


Lentamente,
inicias una gimnasia de reactivación
de todos los centros energéticos de tu cuerpo,
alineando todas las corrientes eléctricas
que te recorren en un solo punto,
mientras tus ojos no dejan de recorrer
las letras que forman los desvaríos de mi lujuria,
y tus dedos,
¡oh, tus dedos!,
recorren cada milímetro del sagrado canal
que conduce al centro de tu alma pura,
ejerciendo el masaje de los dioses,
invocando el placer extremo
que borra todos los males,
que acaba con todos los pesares.

Y, sin dejar de leer,
tu mente altera la realidad
para que tu ficción no sea fantasía,
y me imaginas con voz susurrante y profunda,
sensualidad derramada
sílaba a sílaba
sobre la cuenca de tus oídos,
palabra a palabra,
con la que procuro excitarte
más y más,
en un juego
en el que la única triunfadora eres tú,
tú y tu placer,
donde el premio a obtene
 es el orgasmo intenso y delicado,
como una bocanada de humo
expelida a contraluz,
como un sorbo de vino
durante un baño caliente
 perfumado el ambiente
con los pétalos del deseo salvaje.
 

Mis palabras
son el combustible que se inflama
en el motor de tu lujuria,
mientras tus dilatadas pupilas
se pasean por el folio mancillado
por mi esperma de tinta,
imaginando que es mi miembr
y no tus dedos
el que te recorre
entrando y saliendo de ti,
que es mi lengua la que chapotea
entre los jugosos pliegos de tu vulva,
que son mis labios
los que pronuncian palabras prohibidas y exóticas
que enardecen tu sangre,
que son mis manos
las que te aprietan los pechos,
en vez de ser tus dedos
los que pellizcan delicada y nerviosamente
tus pezones.


Y es imaginando mi voz
con la que te estremeces,
y es imaginando mi voz
como tus manos pellizcan y masajean
cada vez más y más,
entrelazando tus húmedos dedos
con tu empapado clítoris
en la trama de un paño de croché,
en una tela de araña sexual
tejida con hilo de humor sexual
emanado desde lo más profundo de tu ser,
y es imaginando mi voz
con la que te estremeces
mientras las convulsiones
acuden las paredes de tu vagina,
la emulsión de tu mucosa
se convierte en cascada incontrolada de placer,
y estallas en el éxtasis del orgasmo,
jadeando y gimiendo,
temblando de pies a cabeza,
con las manos agitándose incontroladamente,
la una en tu entrepierna,
espumosa de placer,
la otra en tus pechos,
sonrosados y erectos.


Y ahora
 mientras jadeas nerviosa,
mientras tu cuerpo se relaja
volviendo a la normalidad,
termina de releer mi obra,
que la próxima viene en camino,
el beso de mis palabras
para volver a alentar tu lujuria...
...y la mía.


Roxy Music - Tara (Live)

© Copyright 2014 Javier LOBO

1 comentarios:

Dayana Rosas dijo...

Vaya! Madre mía! Muy bueno de verdad!

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author