YOGA

ASANAS

Dibujas una elegante asana ante mí,
creando un vínculo mágico con tu cuerpo
entre el cielo y la tierra,
con los ojos cerrados
y concentrada en el epicentro de tu alma.

 
Dibujas una asana
e hipnotizas mis ojos
ante la elegante forma que adopta tu cuerpo,
y me haces sentir un estremecimiento mágico,
algo sobrenatural,
inmaterial,
magnético,
que me incita a unirme a ti,
un susurro desde el más allá
que me ordena ser tuyo,
unirme a ti en cuerpo
para fundir nuestras almas en una sola,
en el crisol que ocultas entre tus muslos,
con el ardor que derrama mi verga.

Me acerco a ti despacio,
con pasos trémulos de niño asustado,
como si fuera a ser la primera vez que te tomo,
la primera vez que me posees,
con el mágico arrullo
de ese mar de luz y de sal
que es el Mediterráneo,
embriagado por el aroma de su salitre,
cegado por el níveo resplandor de su sol,
contemplando como un anciano sabio
la única estrella que me interesa,
la de tu cuerpo dibujando asanas
lenta y pausadamente,
creando líneas perfectas
que tejen el lenguaje del universo
ante mí.


Quiero besarte despacio los labios,
jugar con tu lengua,
perderme en la fragancia de tu piel,
embotar mis sentidos
con el roce de tu piel,
hundirme en la locura
de probar el sabor a mar que derramas
desde la fuente que ocultas entre tus muslos,
saboreando cada centímetro de piel,
mordiendo los pliegos de tus labios
a cada succión,
jugando con mi lengua
sobre tu clítoris palpitante.

Quiero dibujar contigo
la asana del placer y del éxtasis,
de esa mixtura
del amor y el sexo que compartimos,
que nos hace tan especiales,
que convierte nuestra relación
en algo sobrenatural y etéreo,
unidos por un puente eléctrico
que parte de mí
y termina hundido con dulzura
entre tus piernas,
entre tus trémulos y sonrosados labios,
dejando una estela de platino líquido
sobre la piel de mi miembro.


Me extasío
en la contemplación de tu cuerpo divino
dibujando su silueta de curvas perfectas
sobre la húmeda arena
de ese mar de vida que nos contempla,
veo la luz resbalando por tu piel húmeda
y dibujando cada uno de tus contornos,
descubriéndome la arquitectura prohibida y secreta
de tu cuerpo a mis ojos de mortal,
cómo el Mediterráneo
te lame el cuerpo
y devora tu sexo
a cada beso que deposita en ti
con sus espumosas olas,
y quiero ser viento,
y quiero ser arena,
y quiero ser mar,
y quiero ser tuyo
para tenerte a cada instante,
y quiero que seas mía
para que me uses como quieras,
que creemos nuevas estelas invisibles,
y que dibujemos nuevas asanas
con las que reescribir el lenguaje universal,
con las que romper nuestra lejanía
y unir nuestras almas en una sola.

En una sexual
asana de yoga...

Massive Attack - Teardrops

 

© Copyright 2014 Javier LOBO


2 comentarios:

Pedro Montoro dijo...

empiezo a ver el yoga de otra forma

Mary Ann dijo...

Nunca me había atraido el yoga. He cambiado de idea.
Gracias por tu texto de hoy.
Besos

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author