BESO Y BRISA

BESO Y BRISA

Somos esclavos de nuestras decisiones,
ya sean actos o palabras.
Yo lo soy de haberte mirado en la lejanía,
besado por la brisa del mediterránea,
mientras las olas lamían los dedos de tus pies.

Me quedé embelesado
de tus cabellos de miel,
cayendo en coqueta cascada
a un lado sobre tus hombros,
de tus labios jugosos
y tu incógnita mirada
tras las gafas de sol.



Me deleité
en la turgencia de tus piernas,
en tus pechos firmes,
y en las delicadas curvas de tu cuerpo

que quise poseer.

Y allí,
a orillas del Mediterráneo,
mientras las sirenas me cantaban
a través del rumor del oleaje,
con el sol centelleando
en la blanca espuma que rompía a tus pies,
te soñé.

Eras mi fantasía de beso y brisa,
en la que deseé tomarte sin conocerte,
en la que mi miembro palpitante
quiso firmar en las páginas del libro del placer
que encierras bajo la prenda
que oculta la piel de tus cadera.

Eras mi inspiración de ese momento,
tendida bajo el sol,
bronceando tu delicada piel,
mientras mi mente soñaba con lamerte despacio,
paladeando con pasión cada centímetro de ti,
sin detenerme en ningún sitio,
dejando tus labios para el final,
para besarte sin prisas,
con dulzura infinita,
como soñé que quería besarte.




Soñé que mi beso era tu beso,
y que tu brisa eran tus risas
mientras bajaba besándote los pechos,
mordiéndote los pezones,
disfrutando de tu vientre,
antes de lamer la delicada esencia
que los labios de tu vulva esconden dentro de ti,
con tu fuente manando directamente en mi boca.

Y así,
con el rugir de tu orgasmo en mis oídos,
con el romper del mar a mis espaldas,
abrazado por tus piernas,
besado por el sol en mi piel,
te tomé en la arena,
despacio y sin prisas
antes de que tus ojos de mar
me dijera en silencio
que te llevara a las aguas,
que las olas nos besaran el torso,
y culmináramos allí,
agitados por la marea,
nuestro momento de pasión.


Y, entonces,
en ese estallido de placer,
cuando mis piernas temblaron
y mi ser se derramó
desde mis entrañas a las tuyas,
desperté y volví a mi realidad,
al beso del sol,
al canto de las olas,
y a la contemplación de tu maravillosa figura,
y en silencio lloré
porque nunca podría cumplir mi fantasía
de que fuera mi beso y mi brisa.



© Copyright 2014 Javier LOBO

3 comentarios:

Leticia Renteria Garcia dijo...

Extraordinariamente bien realizado, me gusto mucho. No deja nada a la imaginación, por que todo quedó plasmado. Un abrazo.

Mary Ann dijo...

Ya lo conocía. Me encanta. Besos.

Anónimo dijo...

La sensualidad hecha Poesía!!!! Preciosa

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author