ÍNDALO

ÍNDALO

Una brisa del Mediterráneo,
un beso en el aire,
un trozo de cielo en los ojos,
un mar en calma en el alma.

Eres un remanso de paz,
una vida plena,
fumas tu tiempo
en un clímax permanente,
bebes la vida a sorbos,
despacio,
con deleite.

Aprovechas el tiempo sin prisas,
abrazas la naturaleza y el mundo,
transmites optimismo con sabor a miel,
menta de tu lengua al alma.

Envidio tu calma absoluta,
tu presencia y tu porte,
que consumas el tiempo
paladeándolo como un buen vino,
apurando su sabor
como el humo de un cigarro
en tu boca.

Gigante entre hombres,
hoyas la tierra como el tiempo,
sin herirla,
pero dejando tu firma
imperecedera
en el tiempo,
en el mundo,
en la memoria,
en mí.

Si despides
un sentimiento
es amor.
Si exudas
una virtud,
es paz.
Si hubo una vez
una persona
a la que llamar ángel
esa fuiste tú.

No desaparezcas nunca,
perdura más que el tiempo,
transforma la vida
con el arcoiris de tu corazón,
no te alejes porque,
cuando desaparezcas,
todo se borrará contigo.

Y yo también me consumiré.
Y desapareceré.



© Copyright 2014 Javier LOBO

3 comentarios:

Almudena Marin dijo...

Simple, maravilloso, lleno de sentimientos puros y amor. Imposible elegir solo uno de tus poemas.

Carles Alba Gris dijo...

Hermoso poema que traduce a palabras algo más bello aún: tus propios sentimientos. No cambies nunca, Javi.

Alfmega marin dijo...

Hermoso homenaje a esa persona..A veces conocemos una persona que nos sirve de guía, que nos deslumbra con su saber ser y existir, su naturalidad y su narca honesta y humilde de amistad verdadera..Grande él y grande tú por este gesto..Saludos Javier

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author