LA LLUVIA


LA LLUVIA

La oscuridad es densa,
agita mi alma.
La luna brilla eterna en el cielo,
es una promesa de los Eternos,
un beso que aguarda encontrarse con mis labios
en el eterno silencio de las profundidades marinas,
desplazado por las corrientes invisibles.
Me ilumina con su luz,
me baña con su energía,
y me rodea con sus brazos de lágrimas.
Repican las campanas de agujas de hielo sobre mi piel.
Con tanta fuerza...



Son eternas sus palabras,
son intensas sus promesas.
Su posesión es absoluta,
el dominio más completo e incondicional.
Soy su esclavo,
un siervo a sus pies,
una propiedad en su bolsillo.

No soy más importante que el polvo en el camino,
no tengo mayor trascendencia que un segundo en el tiempo,
en el devenir de su vida no soy sino un suspiro,
un estallido de luz en mundos lejanísimos,
una luz de vela ahogada sin oxígeno.

Vuelve a envolverme con sus brazos de lágrimas,
reclamándome como propio,
elevando mi alma con un canto ululante,
lejos de los graznidos de las aves y del rugir del mar turquí.

El beso de cristal,
la promesa hecha verdad,
el flagelo sobre la carne,
un instante de fulgor
que bate mi alma como el metal fundido,
dominando mis demonios,
exorcizando mi interior.


Por fin,
tras una eternidad que es un suspiro en el tiempo,
la promesa se vierte en mis labios.
Soy una mota de polvo para la eternidad.


Kate Ryan - The Rain

© Copyright 2014 Javier LOBO
 

2 comentarios:

Carles Alba Gris dijo...

Me ha encantado. Es apasionado y desgarrador, casi vehemente en la expresión del tormento, y dulcemente melancólico en los versos finales. Has creado poesía con tus palabras, Javi; has hecho arte.

Almudena Marin dijo...

Estoy de acuerdo, es arte y tambien una fantástica mezcla de emociones y sentimientos. Con un final inmejorable. Gracias por compartirlo. Una suerte poder disfrutar de este poema.

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author