UN SORBO DE CENIZA

UN SORBO DE CENIZA

Cruzo los campos quemados,
llego a los cementerios
de árboles calcinados y retorcidos,
donde el aire es polvo,
donde el sol no se vislumbra,
donde los cielos quedan ocultos
tras el telón de nubes grises.

De rodillas entre las tumbas,
con los dedos rotos y sangrantes,
cavo con ansia y desesperación,
araño la negra tierra
levantando regueros de ceniza,
volutas de humo
que el Infierno fuma bajo mis pies.

Con los ojos encallecidos por las lágrimas,
con los dedos reducidos a muñones,

con el corazón seco y muerto,
con el alma desgarrada por el dolor,
cavo con desesperación.

Entonces veo la puerta.
La tapa es de pútrida madera,
oscurecida por el paso del tiempo,
corroída por el orín de la corrupción,
recibiéndome con su olor
a moho y descomposición.

Abro el pórtico a mi infierno particular
y el rostro de cuencas vacías me saluda,
dándome su tétrica bienvenida,
con las manos de dedos descarnados
cruzadas sobre el pecho,
con su gélida y fija sonrisa
cincelada en el rostro cadavérico.

Extiendo mis manos
y tomo una faz
que en vida fue mía,
una sonrisa
que alguna vez compuse
cuando la sangre
aún circulaba por mis mejillas,
el pelo podrido
fue el que tantas veces me peiné.
Las cuencas vacías
fueron las que tantas
maravillas y placeres
contemplaron.

Ahora no soy carne,
ahora no soy sangre.
Mi piel no volverá a sentir una caricia,
no volverá a alborotarme el pelo el aire,
ni sentir el picor del sol,
ni el beso de las aguas.
No volverá mi ser
a estremecerse
con el extático placer
del clímax de la unión carnal,
ni mis labios volver a besar
al tierno hijo
que vi nacer y crecer.

A mi alrededor
se arremolinan
otras sombras,
unas caminan,
otras excavan.

Estamos perdidos,
¡tan perdidos!

No reparamos
en que nos alimentamos
con un sorbo de ceniza.



© Copyright 2014 Javier LOBO

1 comentarios:

Alfmega marin dijo...

Sorprendente y tétrico, Javier..Genial!!

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author