SINFONÍA I

SINFONÍA I

Toca tu triste tonada,
toca tu sinfonía
inacabada e interminable,
que mis oídos muertos
sean su único auditorio,
que mis ojos pétreos
derramen lágrimas
de polvo y ceniza
emocionados por sus sones.

Transmíteme tu lejanía insondable,
tu intangibilidad más extrema,
como un espectro en la mañana,
como el aire
que ya no volveré a respirar,
como el cielo
cerrándose sobre nuestras cabezas.

Interpreta para mí tu sinfonía,
esa que nadie quiere escuchar salvo yo,
congelado en un grito eterno,
olvidado de lo terrenal y lo divino,
sumergido en esta vorágine
de la que eres vórtice,
mientras el mundo
aúlla de dolor,
mientras el cielo

derrama sus lágrimas de luz,
mientras del Averno
surgen las lenguas de fuego.

Toca para mí tu melodía maldita,
atrapado como un moderno Laoconte
en su maldición marmórea
mientras sigo preso de la belleza
de tu melancólica música.



© Copyright 2014 Javier LOBO

1 comentarios:

Dayana Rosas dijo...

Espectacular, escritor estrella.

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author