POSESIÓN

POSESIÓN

Déjame tomarte,
perderme en el velo erótico
de tus cabellos,
nadar en las arenas del desierto de canela
de tu piel,
buscar el precipicio
de tus muslos
para hundirme en el océano que guardas
entre tus piernas.

Quiero despertarme arropado
por las cortinas azabache de tu melena,
con la memoria ardiendo en mi cabeza,
el sudor frío en la piel
y el cuerpo agostado del esfuerzo,
jadeante tras la batalla,
aún palpitante,
extático del placer
que hemos encontrado.

Soy tuyo,
en cuerpo y alma.
Bebe de mi fuente,
besa mi altar,
domíname como a una bestia,
formemos juntos
una criatura nunca antes soñada,
persigamos el deseo
hasta avistarnos y,
entonces,
como tigres en la espesura,
devorarnos hasta el alma.

Lame mi alma,
oscuro objeto del deseo,
deja que sea tu íncubo,
tú mi súcubo,
y ambos seamos
objetos de posesión sexual,
sin tregua,
sin pedir perdón,
hasta que el alba nos encuentre
en su beso escarlata
bañados en perlas de cristal
y agotados,
jadeantes,
buscando el aliento
para continuar con nuestra batalla,
el uno en el cuerpo del otro.



© Copyright 2014 Javier LOBO

3 comentarios:

Dolors Lopez dijo...

Maravillosa descripción metafórica sensual y erótica. Me ha encantado

Dayana Rosas dijo...

El uno en el cuerpo del otro. . . Magnífico. Tremendo, escritor estrella.

Eva fer dijo...

Uffff.. Dos cuerpos al mismo compás.. Maravilloso Javier

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author